VINO Y CULTURA

Montilla-Moriles

Año de creación:
1945
Presidente:
Manuel Pimentel Siles
Domicilio social:
Rita Pérez, s/n - 14550 - Montilla (Córdoba)
Teléfono:
957 699 954
Fax:
957 699 963
Email:
consejo.montillamoriles@juntadeandalucia.es
Web:
http://www.montilla-moriles.org

Localización geográfica:

Situada en la mitad sur de la provincia de Córdoba, en una zona de tránsito entre la depresión del Guadalquivir y la Cordillera Subbética, accidentes que la limitan a norte y sur respectivamente. Los ríos Genil y Guadajoz la enmarcan occidental y orientalmente.

Clima:

Mediterráneo con influencia continental. De veranos largos, muy cálidos y secos e inviernos cortos y fríos. La temperatura media anual ronda los 19°C y la oscilación térmica estacional es amplia. Cuenta con cerca de 3.000 horas de sol al año y precipitaciones medias en torno a los 750 mm anuales.

Tipo de suelo:

Podemos distinguir tres tipos principales de suelo, todo ellos de un característico color más o menos blanquecino:
-    Albarizas: suelo calcáreo pobre en materia orgánica sobre subsuelo de margas blandas (esencialmente calizas) con alta retención de humedad.
-    Ruedos: suelos que van de lo calizo arcilloso a lo arcilloso calizo.
-    Suelos con mayor contenido en sílice.
Encontramos viñedos entre 125 y 600 m de altitud.

Superficie del viñedo:

6977 ha.

Variedades autorizadas blancas:

Pedro Ximénez, Airén, Baladí, Montepila o Monastrell blanco, Moscatel de grano pequeño y Torrontés.

Variedades autorizadas tintas:

Características:

Ya fuera iniciado por los íberos o fomentado por los fenicios, el cultivo de la vid en la zona se remonta, según atestiguan numerosos hallazgos arqueológicos, a los siglos VIII o IX a.C.
La ocupación romana convertiría a La Bética en el principal punto exportador de vinos hacia las distintas partes del Imperio. En esta época se hace común el uso de motivos relacionados con el vino en diversas manifestaciones artísticas, lo cual refleja la importancia social y económica de la planta para la comarca.
Durante la ocupación musulmana los viñedos se mantienen e incluso se producen grandes avances en las técnicas de cultivo. Ahora bien, parece ser que en ciertas épocas la paciencia árabe hacia el consumo de vino, en ocasiones desmesurado, llegó al límite, ordenando arrancar viñedos y castigando duramente a los musulmanes que lo consumían.
Con la Reconquista, los ejércitos cristianos toman la región a lo largo de los siglos XIII y XIV y se apropian al mismo tiempo de los viñedos.
Los siglos XVII y XVIII traen consigo, quizá de manera fortuita, la invención del sistema de crianza de criaderas y soleras que caracterizará desde entonces a los vinos generosos de esta zona. Es en esta época también cuando los vinos de Montilla se convierten en compañeros inseparables de la corte de Felipe IV.

Esta D.O. tiene peculiaridades de elaboración que la diferencian del resto de vinos tranquilos:

- La vendimia: La variedad con la que se elaboran estos generosos es la Pedro Ximénez. El Consejo Regulador fija la fecha de inicio de la recolección, marcando un calendario por pagos en función de la madurez. La graduación mínima exigida para comenzar la corta suele ser 13,5º Baumé, lo que supone una densidad de 1.099, una riqueza en azúcares de 244 gramos por litro de mosto, y una graduación alcohólica natural probable, tras la fermentación, superior a 14,5º

- Los dos sistemas de crianza o envejecimiento más utilizados son:

Crianza biológica o bajo velo de flor para vinos finos y amontillados.

Las botas tienen mayor capacidad y grosor de duelas mientras más cerca están del suelo para así poder soportar la carga, cada vez más elevada, que tienen encima. Se llenan hasta las 4/5 partes, aproximadamente, de su aforo y, a los pocos días, en las destinadas a crianza biológica comienza a aparecer sobre la superficie del líquido pequeñas agrupaciones de color blanquecino y escaso espesor que, por su geometría, recuerdan la forma de una flor. Lentamente, estas flores irán aumentando de tamaño hasta formar un velo continuo que cubrirá toda la capa líquida en contacto con el aire. Nada tiene que ver esta nata con otras, de parecida contextura, que para desgracia del vino y de su propietario pueden aparecer en la superficie causando acetificaciones, pérdidas de alcohol y otros males.

Crianza oxidativa para vinos amontillados, olorosos, rayas, pedro ximénez, etc

Se denomina así cuando la flor desaparece lentamente o nunca llega a formarse por efectuarse un aumento artificial del grado alcohólico.

Ambas crianzas se desarrollan bajo el sistema de Criaderas y Soleras, realizada en filas superpuestas de botas (barricas de 500 l.) a las que se denomina Solera a la fila más baja y Criadera 1ª, 2ª, 3ª... a las que van a continuación de la base, pasando el vino de las superiores a las inferiores tras realizar la saca (extracción del vino de la solera para su embotellado y posterior venta).

Bodegas

© VinoyCultura.com | info@vinoycultura.com | Tel.: 91 304 38 33 // 630 921 231 |